Ya estamos en diciembre, las calles iluminadas con cientos de bombillas (en los últimos años, LEDS por el ahorro energético), las casetas de la Plaza Mayor de Madrid que desde tiempos antaños nos recuerdan la puesta del Belén y el árbol, cuando paseo por este lugar aun escucho a Pepe Isbert llamando a Chencho. Además de estas escena hay una más típica aún, que nos da la cuenta atrás para el día 24, más concretamente para el día ofcial del comienzo de la Navidad, el día 22 de Diciembre, las colas interminables de la administración de Doña Manolita.

Paseando por la calle del Carmen, hace no muchos años estaba ubicada en ka calle Gran Vía,  podemos ver una fila kilométrica de personas esperando a entrar en dicho local y poder comprar un pedazo ilusión, para repartir entre la familia y amigos, una tradición que año tras año se repite.

Esta famosa administración comenzó su andadura en 1.904 en la calle San Bernardo, a manos de Manuela de Pablo y sus hermanas. Rapidamente cogió fama por la gran cantidad de premios que daba. Esta madrileña de pro ha repartido muchas alegrías tanto a madrileños y foráneos que han pasado por sus ventanillas.

Un pedacito de ilusión en el centro de la ciudad.

image

image

image

image

image

———————————————-

We are now in December, the streets lit with hundreds of lights (in recent years, LEDS for energy saving), the stalls of the Plaza Mayor of Madrid from bygone times remind us of the sunset Bethlehem and the tree, when I walk through this place even hear Pepe Isbert calling Chencho. Besides these there is a typical scene yet, giving us the countdown to the 24th, more specifically for the offcial start day of Christmas, on December 22, the endless queues administration Doña Manolita.

Strolling along Calle del Carmen, not many years ago was located in ka Gran Via, we see a kilometric line of people waiting to enter that premises and to buy a piece illusion, to distribute to family and friends, a tradition year after year is repeated.

This famous administration began in 1904 at San Bernardo, at the hands of Paul Manuela and her sisters. Fame quickly grabbed by the large number of awards given. This Madrid pro has distributed many joys both locals and foreigners who have passed through its windows.

A bit of excitement in the city center.

Advertisements