Este raro invierno que llevamos sufriendo en la capital, hace que mucho de los hábitos de los madrileños vayan cambiando, ya no se ven las esquinas ocupadas por castañeras, las parkas estan guardadas en el fondo del armario, los guantes y bufandas han pasado a mejor vida, la nieve ya no nos visita como antaño y tomar un chocolate con churros viendo pasar el tiempo es solo un recuerdo que pasea por nuestra memoria.

Días como hoy, cuando el frío llama a nuestros huesos, nos hace añorar esas tardes de invierno, viendo tras el cristal como el martillo de hielo, recorre las calles de Madrid y poder degustar esa merienda tan típica nuestra que nos hace perder la cordura, un chocolate con churros.

La archifamosa chocolatería San Ginés, que desde 1894 prepara desayunos y meriendas, a madrileños y foráneos, donde el escritor Valle Inclán la incluyó en su obra teatral Luces de Bohemia, sale de su callejón para abrir sucursal en el castizo barrio de Prosperidad.

En la calle López de Hoyos 81, junto al remozado mercado de Prosperidad, podemos degustar desde principios de años, del chocolate y churros de San Ginés, ya no veremos a los grandes literatos disfrutando de este manjar, pero si de parejas enamorados y de bloggers compartiendo su andaduras.

El chocolate espeso y la cosas claras, reza un lema madrileño.

image

image

image

image

Advertisements