La ciudad esta preparada para estos días, las calles del centro de la ciudad donde discurrirán los pasos se engalonan como si los propios Reyes fueran a visitarlas.

Un ambiente diferente inunda la ciudad, la cual se teansforma en una Villa,  el bullicio de las gente deja paso a un silencio sepulcral y aunque nadie habla Madrid tiene mucho que decir, disfrutar de este tiempo en la capital no tiene precio.

image

image

Advertisements