Mayo es un mes especial, muchas de las revoluciones dieron lugar en este mes, o en esta época, puede ser como dice el refrán que en primavera la sangre altera y todo se pone patas arriba.

En Madrid es tiempo de celebración de las fiestas regionales y patronales, la llegada del buen tiempo y el mes de las flores, momento álgido del reino vegetal.

image

Uniendo todos estos ingredientes más el barrio de moda de la ciudad, tenemos el Jardín de Malasaña, una floristería a escasos metros de la Plaza del Dos de Mayo, en el número 10 de la calle homónima.

image

Un pequeño osasis vegetal dentro de la jungla de cemento que nos rodea, una explosión de color pintada por los petalos y tallos de las flores y plantas de todo el planeta que gobiernan esta joven tienda con apenas unos meses de vida.

image

Lugar perfecto para aprender de los sabios consejos de su personal altamente amable y profesional, dejarse aconsejar para elegir la mejor flor para cada momento.

image

Un regalo, una flor, dos vidas felices.

image

Advertisements