Después de una dura semana laboral, por fin llega el Viernes, tiempo de descanso y de relax, aprovechar para estar con las amistades y dedicar más tiempo a la familia.

Con la llegada del calor el fin de semana se plantea dos opciones, salir de la urbe en busca de frescos parajes o bien aprovechar para descubrir nuevos rincones de la ciudad, aprovechando que la noche tarda en llegar.

Paseando por el viejo Madrid, justo por la calle de Atocho, frontera natural del barrio bohemio de las Letras con el barrio multicultural de Lavapiés, cerca del Mercado de San Antón, en la calle de Santa Isabel n° 12 se encuetra La Musa de Espronceda, un bar restaurante que hará las delicias de los amantes del picoteo y de los más fino paladares.

image

image

image

Este local con decoración castiza como los de toda la vida, con un toque modermo, cuenta con un gran oferta de pinchos tanto fríos como calientes, que se pueden tomar en su amplia barra de aluminio, cuenta con un salón estilo retro donde hace las delicias de los más nostálgicos donde se degustar gran variedad cazuelitas y platos principales de su extensa carta.

image

image

image

Un lugar original, donde disfrutaremos de su diseño pero más con la gran calidad de su producto.

image

image

image

image

image

Advertisements