Ni son torres, ni de color blanco, pero así se llama a uno de los edificios más curiosos de la capital. Su edificiación se inició en el año 1.964 terminandose 4 años más tarde.

LG-H815

El proyecto inicial constaba de dos torres pero el ayuntamiento desechó la idea original por ser un diseño muy vanguardista para la época. En el proyecto inicial el exterior de la torre sería de color blanco, que quedó desestimado por razones presupuestarias, siendo finalmente en hormigon visto dotándolo de ese gris característco.

LG-H815

Su diseño a base de cilindros asemejandose a un árbol siendo las terrazas las hojas de las ramas, los cimientos son sus paredes externas junto con la estructura vertical interna, confieren a este edificio una singularidad muy poco vista hasta entonces, ya que no tiene pilares como tal.

LG-H815

La altura final fue de 81 metros, repartidas en 23 plantas destinadas a viviendas y oficinas. Consta de piscina en la azotea para darse un baño de altura, ubicada en la Calle Corazón de María nº 2 confluecia con Av. América.

LG-H815

 

Sin duda Francisco Javier Sáenz de Oiza firmó una obra que metería a Madrid en la vanguardia de la arquitectura.


Nor towers, nor white, but it is called one of the most unusual buildings in the capital. His edificiación began in the year 1,964 being finished 4 years later.

The initial project consisted of two towers but the city council rejected the original idea for being a very modern design for the time. In the initial project outside the tower it would be white, which was rejected for budgetary reasons, finally being exposed concrete endowing that característco gray.

Its design based cylinder resembling a tree being the terraces leaves the branches, the foundation is its outer walls with internal vertical structure, give this building a singularity very little seen before, because it has no pillars as such.

The final height was 81 meters, spread over 23 floors for homes and offices. It comprising rooftop pool for a swim in height. Based in Corazón de María Street very close to Av. América.

No doubt Francisco Javier Sáenz de Oiza signed a work that would get to Madrid at the forefront of world architecture.

 

Advertisements