Un tal día como hoy pero hace ya 50 años, la fisonomía de la Puerta del Sol cambiaría para siempre, con la inauguración de la escultura del Oso y el Madroño, conviertiendose en todo icono de la ciudad de Madrid. 

Esta escultura de 4 metros de altura realizada en bronce y cemento, esculpida por el artista Antonio Navarro Santafé, para representar los principales símbolos heráldicos de las ciudades y de todo el país. 

A lo largo de estos años la estatua ha estado ubicada en dos emplazamientos, en la parte oriental justo con la Calle Alcalá. En el año 1.986 se trasladó a al inico de la calle del Carmen. En la última reforma que sufrió la Plaza en el año 2.009 retorno a sus posición original. 

Todo un emblema de Madrid, que tiene al Oso y Madroño en el escudo, según cuenta la leyenda, en el siglo XII el Rey Alfonso XI cazó un plantigrado en los montes cercanos a la Villa, animal muy común en aquella época. En el siglo posterior se añadió el madroño en una disputa por unos terrenos, entre el cabildo de la clerecía y la Villa, quedandose los primeros con los pastos y los terrenos arbolados los segundos y así añadiéndole al escudo dicho árbol.

Sea cual sea el origen esta escultura se ha convertido en todo un icono de la ciudad, si se viene a Madrid hay que posar delante de ella y no hay nada más típico que quedar con los amigos o una primera cita que debajo del Oso y el Madroño. 

——————————–
the Puerta del Sol would change forever, with the inauguration of the sculpture of the Bear and the Madroño, becoming all icon of the city of Madrid.
This sculpture of 4 meters of height realized in bronze and cement, sculpted by the artist Antonio Navarro Santafé, to represent the main heraldic symbols of the cities and of the whole country.
Throughout these years the statue has been located in two locations, in the eastern part, just Calle Alcalá. In the year 1986 he moved to the beginning of the Calle del Carmen. In the last reform that suffered the Plaza in the year 2.009 return to its original position.
An emblem of Madrid, which has Bear and Madroño in the shield, according to legend, in the 12th century King Alfonso XI hunted a plantigrado in the mountains near the Villa, an animal very common at that time. In the following century the arbutus was added in a dispute over some land, between the town hall of the clergy and the Villa, remaining the first with the pastures and the wooded lands the second and thus adding to the shield said tree.
Whatever the origin of this sculpture has become an icon of the city, if you come to Madrid you have to pose in front of it and there is nothing more typical to be with friends or a first date that under the Bear and the Arbutus.

Advertisements